Sentenciado por delitos contra la flora y fauna silvestres

BOLETÍN DE PRENSA FGE Nº 347-DC-2019

Sentenciado por delitos contra la flora y fauna silvestres

El joven tenía en su poder diecinueve tortugas y un mono capuchino, que iban a ser comercializados.

Ambato, 09 de septiembre de 2019.- El Juez de la Unidad Judicial Multicompetente, con sede en el cantón Píllaro, provincia de Tungurahua, dictó sentencia condenatoria de un año en contra de Cristian P. J., por delito contra la flora y fauna, debido a que –días atrás– se encontraron en su poder diecinueve tortugas y un mono capuchino, que iban a ser comercializados.

En la audiencia de juicio directo, además de los alegatos presentados por los fiscales Carlos Noboa y Lenin Haro, se presentó una acusación particular por parte del Ministerio de Ambiente, que fue sustentada con elementos como el parte policial, el reconocimiento del lugar de los hechos, el reconocimiento pericial de evidencias, el informe técnico medioambiental, las versiones de los agentes, el examen veterinario de las especies, entre otros.

En la misma audiencia, la defensa técnica del procesado solicitó la suspensión condicional de la pena.

El Juez dictaminó su prohibición de salida del país y la presentación periódica una vez al mes ante la autoridad judicial multicompetente de Píllaro y, como medida alternativa a la prisión –durante el tiempo que dure su sentencia–, el ciudadano tendrá que cumplir medidas enfocadas en motivar la responsabilidad ciudadana y el cuidado de los animales silvestres, como servicio comunitario de ocho horas a la semana, y dictar charlas de educación ambiental en el mismo cantón.

Los hechos

Durante un control de rutina en el cantón Píllaro, provincia de Tungurahua, a finales de agosto, personal de la Policía Nacional observó a un joven que –con actitud sospechosa– llevaba dos cartones. Cuando procedieron a registrarlo, encontraron en su poder varias tortugas y un mono.

Según la investigación, el ciudadano habría adquirido las especies en un mercado de la provincia de Pastaza, pagando 20 dólares por todos los especímenes, para su criadero personal.

La Policía de Medio Ambiente (UPMA) confirmó que las especies se encuentran en peligro de extinción, por lo que el implicado fue aprehendido y las especies trasladadas a las oficinas de la Unidad de Protección de Medio Ambiente de Tungurahua, para la respectiva reinserción en su hábitat natural.

Dato jurídico

El delito contra la flora y fauna silvestres está tipificado en el artículo 247, inciso primero, del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

 

 

 

Información de contacto:

Dirección de Comunicación Social

[email protected]

Teléfono: 3985800 Ext. 173123