22 años de cárcel por violación

BOLETÍN DE PRENSA FGE Nº 247-DC-2019

22 años de cárcel por violación

El testimonio anticipado de la víctima fue fundamental para que se dicte la sentencia condenatoria contra el responsable.

Puerto Quito, 14 de agosto de 2019.- Orlando Stalyn A. R., de 44 años, fue sentenciado a veintidós años de privación de libertad como autor del delito de violación. El testimonio anticipado de la víctima, de 6 años de edad, fue la prueba fundamental y decisiva para alcanzar esta condena.

“Darle credibilidad al testimonio de una mujer que ha sido víctima de esta clase de violencia es una forma de fortalecer las instituciones jurídicas para que proporcionen una respuesta efectiva a los casos de violencia contra la mujer”, reza la sentencia del Tribunal de Garantías Penales con sede en Iñaquito, notificada por escrito a inicios de agosto de 2019. Además, en una víctima de 6 años se vulneró el derecho a la indemnidad sexual; es decir, a no sufrir interferencias en el desarrollo de su sexualidad.

El Tribunal también argumentó que el delito de violación sexual se caracteriza por producirse en ausencia de otras personas, más allá de la víctima y el agresor o los agresores.

Esta sentencia condenatoria es el resultado del trabajo investigativo de la Fiscalía Multicompetente del cantón Puerto Quito. El fiscal a cargo del caso, Hugo Pérez, demostró –en la audiencia de juicio, a finales de julio de 2019– la responsabilidad del procesado en el delito que se le imputó, con el testimonio anticipado de la víctima y con pericias médico-legales, psicológicas, de entorno social, entre otras.

En su testimonio anticipado, la niña relató en sus palabras lo que le hicieron en reiteradas ocasiones. Nombró a sus dos tíos Orlando Stalyn A. R. –ya sentenciado en el presente caso– y a Wilson C., quien se encuentra prófugo de la justicia y es investigado por Fiscalía.

La psicóloga clínica, en su testimonio, manifestó que la información entregada por la niña es confiable, además revela que uno de sus agresores (Orlando Stalyn A. R.) le daba un dólar con cincuenta centavos para las galletas, después de violentarla. La pericia de sntorno Social precisa el estado de vulnerabilidad de la niña, la inestabilidad emocional y familiar, y el miedo a su entorno. Es decir, el delito ha afectado su proyecto de vida.

Las reiteradas violaciones se perpetraron a partir de marzo de 2018, en el domicilio de la abuela materna, en el cantón Puerto Quito. Para agosto del mismo año, la niña tuvo fiebre y escalofríos. Al realizarle un chequeo médico en el centro de salud de la localidad, los galenos descubrieron una infección de transmisión sexual, por lo que alertaron a las autoridades.

Acto seguido, el médico legista detectó las huellas del delito en la niña. La madre no quiso iniciar acciones legales, mientras que el padre –quien se enteró del hecho por un familiar que trabajaba en esa casa de salud– puso la denuncia en la Fiscalía.

 

 

 

Información de contacto:

Dirección de Comunicación Social

[email protected]

Teléfono: 3985800 Ext. 173123